La Voz de Motul

Editorial

EL SIGNIFICADO DE LA PATRIA.

ABELARDO TAMAYO ESQUIVEL. CRONISTA DE DZILÁM GONZÁLEZ.

EL SIGNIFICADO DE LA PATRIA

Durante el mes de Septiembre, el pueblo es influenciado a través de los medios de comunicación y todo el aparato de estado para honrar a la patria. Los símbolos proliferan en este tiempo; los héroes y los hechos históricos son más recordados y el patriotismo aviva las pasiones al grado de transformarse en falacias patrioteras. Los discursos se oyen por doquier, pero se sienten huecos, falsos, demagógicos. El grito de independencia como solo sale de la boca, no llega al corazón: resbala, derrapa y cae en la realidad cotidiana de la incredulidad, de la falta de confianza, de la incertidumbre e inseguridad social. Se quiere celebrar en teoría lo que se carece en la práctica.

Se podrá afirmar, ciertamente, que la bota colonial española es cosa de la historia, del pasado y que eso ya no oprime a nuestro pueblo. Pero no es menos cierto que nuevas formas de sojuzgamiento reinan en nuestras tierras, en las fábricas y allá en las relaciones sociales de producción que  no favorecen a los de abajo; en fin, siempre quienes más se “preocupan”  que mantengamos ese amor a la patria son los que más se aprovechan de ella. Porque patria es la búsqueda al encuentro de los que nada tienen: el marginado, el obrero, el campesino, el pescador, los desempleados y todos aquellos que se mueven en el mar tormentoso  de la pobreza…Patria no es la burla al voto de quienes creen en una legalidad electoral condenada al fracaso…No hace patria el que quebranta la unidad  y confunde en una paz convenenciera la lucha de contrarios; no hace patria el corrupto vende patrias, el tirano, el que sojuzga y explota creyendo en el fariseísmo de un capitalismo bondadoso. Sí hace patria en cambio, el que siembra el maíz, el que mueve una máquina, el que enseña a un niño, el que ayuda a un anciano, el que cultiva un rosal o el que sabe reír o llorar con la entereza de una emoción auténtica y hace conciencia al ver sufrir a su patria herida y lastimada…

La patria es como nuestra madre y por tanto, no puede rendírsele homenaje en una sola fecha señalada en el calendario, sino todos los días, a todas horas, en todo momento. O como nuestros hijos: no los podemos querer en solo una época del año. A la patria, simplemente hay que amarla sin ninguna condición.

Por eso dos clases  distintas no pueden tener el mismo concepto de lo que es el significado de la patria. Con qué precisión y belleza lo señala nuestro maestro y amigo Jesús Rivero:

“La clase patronal no tiene patria. A los capitalistas o burgueses poco les importa, la miseria, la desocupación, el hambre, la ignorancia y las enfermedades del pueblo trabajador… A ellos lo único que les interesa es tener más dinero.

La patria son los trabajadores. Ellos son la fuerza creadora de la riqueza y por lo tanto son la riqueza de la patria”.

La patria está implícita en la solidaridad sentimental de la humanidad y no en la confabulación de los politiquistas que medran bajo su sombra, exhibiendo sus viles apetitos de mando y enriquecimiento.

Cuando esto sucede y nadie piensa que en el canto de un poeta o la reflexión de un filósofo puede estar una partícula de gloria común, el sentimiento de nacionalidad se abisma, la unidad del país se quebranta y la paz social se hunde abriéndose la posibilidad de un despertar de las conciencias que tarde o temprano apuntarán su lucha hacia el camino de una nueva patria e incluso, de una patria sin fronteras, en afán de un internacionalismo proletario; es entonces, cuando el pueblo de México y todos los pueblos del mundo cuidarán celosamente su independencia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: