La Voz de Motul

Editorial

NUESTRO LÍDER ES EL HAMBRE.

ABELARDO TAMAYO ESQUIVEL, CRONISTA DE DZILÁM GONZÁLEZ.

“NUESTRO LIDER ES EL HAMBRE”

 

I

_ “¿Quién es su líder?”, les preguntaron por uno de los reporteros al enterarse del movimiento de los ejidatarios henequeneros.

_”Nuestro líder es el hambre”, contestó con firmeza uno de los campesinos que había acudido a la “toma” pacífica del Banrural.

_”Pero… ¿quién les dirige, porqué son tantos ustedes, quién les convocó?”, insistió el reportero como si tuviera la orden de detectar al líder para que el Gobierno negociara con él, corromperlo y así acabar con la lucha como estaban acostumbrados a hacer.

_ “Ya le dijimos: el hambre es nuestro líder, tenemos hambre, por eso estamos acá… y no nos iremos hasta no ver resuelta nuestra demanda que es esa: el hambre. Ese es todo nuestro pliego petitorio”, remató contundente aquel hombre curtido en las arduas labores del campo.

Y cuando les preguntaban a otros contestaban lo mismo:

_  “el hambre… el hambre… el hambre”.

Los reporteros, absortos, sorprendidos narraban en sus notas: “les preguntas lo mismo y todos dan la misma respuesta…le preguntas a cualquiera y  responden lo mismo, todos hablan…”

II

Pascual era uno de tantos asalariados del campo  que acudió al llamado,  y, como él, ese día, lunes, en el lugar acordado, ya había cerca de mil compañeros más. Al día siguiente tres mil y para el miércoles por la mañana siete mil.

 

III

El Gobierno en turno, los trató de convencer para negociar con una comisión de tres.

Los campesinos en asamblea habían acordado que la comisión sea de diez, de lo contrario no habría diálogo. El gobierno volvió a ceder.

 

IV

Tan solo dos meses antes Josué convencido decía que la tarea no era difícil.

_”Visitar las comisarías. Por la noche. No importa que solo seamos cinco. Dos en el sur, dos en el centro y uno en el noreste. Ahí están concentrados los campesinos henequeneros”.

_“La radio será nuestra aliada,  este medio de comunicación será nuestra fuerza, es lo único con que cuenta los que viven en los pueblos más apartados”, se dijo así mismo Josué  (Hoy esa fuerza se sigue llamando JUSTICIA Y RAZON aplicada a las redes sociales de internet: y quienes mejor la manejan son las nuevas generaciones de jóvenes, ¡que vivan los estudiantes!)

_ “Pero es necesario que entiendan la dirección colectiva - continuó Josué- que nadie pretenda convertirse en el líder de este movimiento porque eso sería la muerte y el fracaso.  Además recuerden que nadie puede suplir a ese su verdadero líder: el hambre”.

V

Y, efectivamente, no fue un fracaso. Aquella lucha tenía que triunfar gracias  a esa dirección colectiva y democrática, gracias a la solidaridad de los sindicatos independientes y a los obreros, hermanos todos de un mismo sufrir.

VI

“Pero el éxito definitivo habrá de darse cuando se tenga hambre de conciencia porque aquí no se trata de saber qué se va a destruir sino qué exactamente se va a construir,  la lucha será larga”, remató Josué contundente… y en el aire y el silencio  de las multitudes retumbó el eco de la lucha y la esperanza…..

VII

Porque con el hambre no se juega…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: