La Voz de Motul

Editorial

Club Motul Campeón Estatal 1945.

Valerio Buenfil, Cronista de Motul.

El Club Motul lo promovió Mario Hernán Cuevas Solís, conocido popularmente a nivel estatal como el “Diputado Marcueso”, un hombre carismático y visionario que conjugo con acierto la política y el béisbol. Logró los apoyos necesarios y armó el mejor equipo de béisbol en la historia de la ciudad y Motul se coronó campeón de Primera Fuerza en Categoría Estatal y en dos ocasiones campeón de la Liga Peninsular.

Su obra dejó huella en la época de oro de este deporte y en los servicios públicos de la ciudad. Logró ser alcalde de Motul y diputado local. Es considerado uno de los mejores alcaldes de la historia. Un papel importante jugó en ese tiempo Agustín Franco Aguilar, originario de esta ciudad, en esos años el político motuleño trabajaba fuerte para obtener la gubernatura del Estado y apoyaba bien a los motuleños en el terreno económico y político, fue gobernador en el período (1958-1964).   

En este proceso jugó un papel importante el rotarismo, un grupo de familias se habían adherido a este movimiento y compartían los nuevos valores del servicio y el bien común. El químico Manuel Ramírez Vera y Mario H. Cuevas Solís eran amigos rotarios y ambos querían mucho a Motul.

 

 

Con los apoyos suficientes, Mario H. Cuevas decidió armar un equipo grande que representara a la ciudad y a Motul. En esos años se jugaba un campeonato municipal en el que participaban las haciendas Dziná, Sacolá, Sacapuc Santa Cruz, Hilí, Kambúl y San Nicolás, en esas disputas, llamaba la atención de los aficionados la rivalidad que existía entre los equipos Motul-Dziná contra Farmacia Modelo.

“Marcuseo” primero le echo el ojo al poderoso equipo Motul-Dziná, de donde agarró a Domingo “Piñon” Can, Simón “Chivo” Luna y Luís Mejia; de Club Farmacia Modelo jaló a los hermanos Ariel y Hervé, Montañez, a los primos Espadas Julio “Jiquí” y Benjamin; a Renán Tipitín Can, a Miguel “Grillo” Rejón y a Reymundo “Mundo” Ramírez, llevándose los mejores hombres, prácticamente desarmó al Club Farmacia Modelo.

Cuando Don Mundo Ramírez recibió la invitación a participar en el nuevo club, recordó el sueño que existía de un equipo grande y le preguntó a su hermano Manuel,  él le dijo “No pierdas las oportunidades que te den, por el bien de Motul debe haber un sólo equipo que nos represente.”

Este equipo lo dirigió Roberto “Cepillo” Ortega, sin refuerzos, sólo con el apoyo de Ricardo Fernández Concepción de Progreso, se coronó campeón el 30 de octubre de 1945 al imponerse al Todos Conkal. Jugaban en el campo deportivo de Itzimná de la ciudad de Mérida, conocido como “La Catedral del Beisbol”, era el único campo apropiado para este deporte en toda la península de Yucatán. Este equipo es el que participó al año siguiente, en 1946 como los Cardenales de Motul y fueron los primeros campeones de la Liga Peninsular. 

Don Luís Ramírez Aznar lo registró en el capítulo II de su obra Historia de Béisbol de Yucatán “A principios del año 1945, con miras a un torneo invernal de categoría estatal de Primera Fuerza y sobre las bases de organizada promoción y estadística se desató en el estado una fiebre beisbolera que forma parte de esta historia. Muchos de los protagonistas, sobrevivientes de episodio, están conscientes de que solo en los albores de ese deporte en Yucatán, hubo tanta euforia y tanta afición.

Se formaron decenas de equipos en los cuatro puntos cardinales. La Asociación de Ligas de Béisbol Amateur que comandaba Mike Cardeña, no se dio abasto para la concertación de series por todas partes. Revivieron los campos de béisbol enyerbados en los municipios; surgió una nueva generación de patrocinadores, se dieron a conocer jóvenes peloteros con facultades ocultas. Corría la noticia de que se preparaba un campeonato invernal de Primera Fuerza y era requisito probar que había peloteros de segunda con posibilidades de dar el salto.

Motul fue una de las ciudades privilegiadas en las que pueblo y peloteros se unificaron para alcanzar la categoría anhelada de pasar lista de presente en el anunciado prometedor campeonato invernal de primera fuerza. Dos equipos nacieron para dar la batalla, el Motul y el “José González Beytia”; este último aprovechando la reconocida afición beisbolera de quien era ya el candidato a la gubernatura, cuyo nombre llevaba. Motul limpió su campo, el “Edesio Carrillo Puerto” que así se llamaba la plazoleta amplísima frente a la iglesia. Tenían ya su rol de “series” formales pero sólo amistosas, con Electricidad y Hielo de Progreso, Manuel Sobrino Trejo de Dzidzantún,  Todos Temax, Todos San Sebastian, Sindicato de Panaderos, Valladolid, Minerva de Citilcum, Cordelería San Felipe, Sinanché, Perla del Sur de Ticul, Estrellas de Izamal, Todos Santiago, Ejidatarios de Halachó etc. etc.

Surgían en forma indiscriminada los equipos de béisbol y ninguno podía ser ignorado si estaba en condiciones de concretar series y viajar cuando era necesario. Era una ya etapa ––ya se dice–– de incontenible resurgimiento, como otras muchas que se fueron suscitando a través de los años. Es una parte de la historia que se estaba quedando en el tintero involuntariamente. Agradezco a Julio Espadas Solís su atinada preocupación y sus valiosos documentos.

Cada equipo visitante iba seguido por uno más camiones de redilas con aficionados que la hacían de porra y después de los juegos era frecuente el agasajo del anfitrión y hasta algún baile improvisado con un tocadiscos. Los mozuelos tenían siempre a su público femenino que les hacía redoblar esfuerzos y hasta “adornarse” más la cuenta, como la presencia de las Arroyo, las Carcaño, las Manzanilla, Cira Cuevas, las Espadas, entre otras simpáticas muchachas, hoy respetables madres de familia la mayoría de ellas.

Fue el año en el que se consagraron para muchos años, Julio Espadas, Ariel y Hervé Montañez Jure, Pedro Zurdo Alonzo, Pepe Sosa, Chucho Rejón, Pepe Aguayo, Miguel Rejón, Augusto Cuino Mena, Pinolillo Frías, Wilfredo “Cusculi” Bacelis Campos, y se sacudieron gloriosamente el polvo Bokobá Ceballos y Luciano Kú. En ese torneo estatal además de estar organizado por la asociación Amateur, intervenía la Dirección de Educación Física Premilitar del Estado, calificativo que se le daba por aquello de que durante la Segunda Guerra Mundial(1938 a 1945) México le había declarado la guerra al “Eje” Italia, Alemania, Japón, por motivos que nada tienen que ver con el béisbol y que es mejor ni recordarlos.

Este torneo invernal ––que conste para la historia––se dividió en zonas, tal como poco después se hicieran los campeonatos semiprofesionales que alcanzaron singular interés y calidad con Jorge “Primo” Abraham como animador. En la primera Zona: Selección Sansores, Deportes Loría, Cabalán Macari, Panificadora Yucateca, Agrícola de Henequeneros, Todos Santiago y Cordelería Santa Inés. En la tercera Zona: José González Beytia de Motul, en el que enfilaron elementos del Todo Temax, Farmacia Modelo y Motul. En la cuarta Zona: Motul, Futurista de Tekanto, Todos Conkal y minerva de Citilcúm.

El “JGB” de Motul se retiró antes de concluir el rol de juegos acordado. Las zonas Cuarta y Primera celebraron sus encuentros o roles, simultáneamente. La Primera, en Mérida en Itzimná y el estadio Salvador Alvarado; en tanto la Cuarta Zona en terrenos ––todos ellos inadecuados–– de sus respectivas sedes. El Deportes Loria fue campeón de la primera Zona y Motul por la cuarta. Para sacar al campeón por la Copa “Ramón Escobedo”, se jugó una serie de de tres juegos en itzimná y en Motul. El segundo lugar ganaría la Copa Augusto Salias Ahuja y la Copa Asociación de Béisbol de Yucatán se pelearía entre los clubes Futuristas de Tekanto y Minerva de Citilcum, en un solo encuentro.

El Motul se coronó campeón el 30 de octubre de 1945 al imponerse al Todos Conkal once carreras a una con un pitcheo dominador de tres jits del zurdo Alonzo. Fernando Cruz empezó lanzando por el Conkal pero no llegó ni al segundo acto y fue relevado por Pancho López. Los hermanos Ariel y Hervé Montañez rasgaron el celofán desde el primero con sencillo y jonrón. Los conkaleños se salvaron de cierre en la primera entrada: con dos auts por ponches pero Rubén “Gansito” Riera provocó error de antesalista, robó segunda y anotó por doblete de Pancho López. Motul bateó 11 jits.

Ese mismo día ––martes 30 de octubre de 1945––Futurista de Tekantó y Minerva de Citilcum empataron en el segundo lugar al ganar los futuristas 4 por 3.

Deportes Loría, campeón de la Primera Zona, con jugadores de la talla de Everardo Moguel, Fernando Zapata, Armando García, Eduardo “Blof” Simón Gorocica, Humberto Albornoz, Ismael Estrada, Adolfo Loría, Ángel “La Mala” Escamilla, Juan “Cuco” Puigserver, Hernán “Cáscara” González, Fernando Palma, Julio Peña, Humberto Abimerhi, José “Indio” Peraza, había sido preparado desde principios de año por Mike Cardeña. Quedó a un juego de Selección Sansores, a tres del Santa Inés, a cuatro de Panificadora Yucateca, a cuatro del Cabalám Macari y a 8 del Todos Santiago. El Motul campeón de la Zona 4a. quedó a dos juegos del Minerva Citilcum, a 2 del Tekantó y a 4 de Conkal.

En la serie de campeones ––Deportes Loría y Motul–– los de Agustín Loría ganaron el primero 5 por 1 con un pitcheo indescifrable de La Mala Escamilla, en tanto apaleaban al Grillo Rejón desde el primer acto, en el que le hicieron 4 anotaciones y Julio Espadas ––el as de los modulemos–- entró a frenarlo ya tarde, ya que nadie pudo con la computadora de Escamilla. En Itzimná ante un llenazo Julio Espadas y los motuleños vengaron el revés inicial al derrotar a los de Deportes Loría 9 por 4 carreras con once imparables oportunísimos conectados a Cuco Puigserver, Cascarita González y el “Bech” Albornoz. El juego no fue desde luego por el dominio del Jiqui Espadas, sino por los bateadores que pudieron meter la pelota adecuadamente y en los momentos que se necesitó. Un racimo de 5 carreras en el fue lo que hizo el peso al final de la jornada, aunque los de Cuxo Loría hicieron los suyo amontonando cuatro en el sexto que puso a Jiquí en consejo de guerra. Rich Fernández, el Zurdo Alonzo y los hermanos Ariel y Hervé Montañez fueron los artífices de todos los once jits motuleños en tanto Fernando Zapata destacaba por los Loría.

Dato curioso en este juego, fue que la reseña de uno de los diarios (de Yucatán) fue hecha por Carlos Loret de Mola, que como otros muchos periodistas yucatecos, entramos al ambiente por la puerta del deporte.

El tercero y decisivo de la serie de campeones se lo llevo Motul por 14 carreras a 7 con el Grillo Rejón cobrando venganza al relevar a Pedro “Zurdo” Alonzo, que estaba sin brújula, pues en menos de dos entradas puso cinco hombres por bases por bolas. El Grillo espacio seis bits hasta el fin, y fue el ganador.

Los de Loría utilizaron a La Mala Escamilla, Ismael Galleta Estrada, el Zurdo Armando García y la Codorniz Albornoz. Entre todos se prorratearon 15 jits, uno de ellos jonrón del Zurdo Alonzo, que a decir de los conocedores motuleños fue uno de los más largos que se dispararon en el extinto campo de la plaza principal, pues Alonzo puso la pelota hasta el mercado, junto a las aceras del palacio municipal. Simón Chivo Luna fue el mejor bateador motuleño. Lo arbitraron Pepe López Abad y el Dzol Peraza en las bases.

Y como remache, en el juego de entrega de copa, el Motul volvió a ganar al Deportes Loría 4 por 1 con el veterano Luciano Kú en la loma, que aceitó su repertorio de pelotas submarinas o de “yuntun” para dejar a la gente de Cuxo en cinco jits. Beto Abimerhi se embasó, y lo mismo hizo Luciano con el Zurdo López y al batear el Mono Izquierdo a manos de Rich Fernández, éste pifió para abrirle el jom a Beto y despojar a Luciano de los nueves ceros legítimamente ganados. Luciano ponchó a 7 y fue perdedor, ya que sustituyó desde el segundo acto a Celerino Alvarado, Humberto González, el Cascarita.

Y no faltó el pelo en la sopa. El llenazo de Itzimná, hizo que se invadiera el terreno, lo que impidió la ceremonia ritual de entrega de copa. Le dieron al Motul su trofeo, sin ceremonias, y se pospuso a Deportes Loría para hacerlo en Tekanto.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: