La Voz de Motul

Editorial

El diputado que apostó y perdió su camioneta.

Valerio Buenfil, Cronista de Motul. Este pasaje es de la vida real, según testimonios corría el año de 1950, pasado el mediodía regresaba de Merida el popular diputado Mario H. Cuevas “Marcueso”, con una camioneta azul nueva, lindo vehículo que entró a presumir a la cantina “El Palacito”, que atendía "Tino" Buenfil. Amable el exitoso político invitaba a los parroquianos a departir las espirituosas bebidas y hablaba de su nueva adquisición. El cantinero, destacado béisbolista, alzó el teléfono y le avisó a su jefe Wilfrido Bacelis Campos, un joven hombre de empresa, que tenía su oficina al otro lado de la plaza, era también un talentoso beisbolista. Cuando entró Fido “Cusculi” Bacelis a la cantina, el diputado “Marcueso” lo abordó con afecto, hablaron de la nueva camioneta del diputado y se pusieron a jugar con dados las cervezas. Alegres departían en torno a una mesa de cantina, hasta que “Cusculi” desafío al diputado para jugar la camioneta con los dados. El diputado aceptó el reto, y los parroquianos rodearon la mesa en medio de una enorme expectación. Se jugaron los dados y perdió el diputado “Marcueso”, cuentan que ese día perdió su alegría, cabizbajo regresó a su casa. Así marco su ascenso triunfal en el mundo de los negocios Wilfrido Bacelis Campos, un hombre de trabajo que nació con buena estrella. Con el tiempo "Cusculi" Don "Fido" cimentó un imperio que gobernó Motul y su región. Mucho agradeceré recuerdos y comentarios a esta nota para su corrección y actualización. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: